sábado, 30 de enero de 2016

ANTONIO HERRERA TORO


Antonio Herrera Toro, Autorretrato 1887


Antonio Herrera Toro nació en Valencia, Edo. Carabobo, Venezuela, el 16 de enero de 1857. Hijo del abogado Juan José Herrera y de Teresa Toro.
Cursó la primaria en Caracas, en el colegio La Viñeta de científico alemán Adolfo Ernst. En 1869. En la capital venezolana comenzó como aprendiz del insigne pintor Martín Tovar y Tovar, posteriormente entre 1874 y 1885 estudió en la Academia de Bellas Artes.
En 1875 el gobierno de Antonio Guzmán Blanco le concedió una beca para estudiar, primero en París, Francia; y luego en Roma, Italia. En 1881 retornó a Caracas con los bocetos de La Asunción de la Virgen que ejecutará en la catedral donde contó con la colaboración de Cristóbal Rojas como ayudante. En 1883 pintó Los últimos momentos del Libertador, obra presentada en la Exposición Nacional con motivo del centenario del nacimiento de Simón Bolívar. En el año de 1884 viajó al Perú donde habrá de tomar los apuntes para dos cuadros que el Gobierno encomendó a Martín Tovar y Tovar y que fueron finalmente ejecutados por el mismo Herrera a partir de Tovar: la Batalla de Junín y la Batalla de Ayacucho. Regresó a Venezuela dedicándose al retrato y a la realización de obras como La caridad y La muerte de Ricaurte en San Mateo.
La muerte de Ricaurte en San Mateo 1889
Herrera Toro no sólo se dedicó a la pintura, también se interesó por el periodismo, fundando el periódico el Granuja, bajo el seudónimo Santoro, para firmar algunos de sus escritos; colaborando luego, en la revista El Cojo Ilustrado. Además fue el director de la imprenta Nacional.
En 1908 fue nombrado director de la Academia Nacional de Bellas Artes tras la muerte de l pintor y director Emilio Mauri. En aquel importante cargo, enfrentó algunos problemas, como el generado en 1909, cuando un grupo de alumnos reclamaron cambios en la orientación de los estudios de artes plásticas. Dos años más tarde, junto con Pedro Arismendi Brito, redactó el reglamento del Instituto Nacional de Bellas Artes. Intentó renunciar, pero la decisión nunca fue aceptada y estuvo en el cargo hasta su muerte.
Algunas de las obras más conocidas del insigne pintor, quien desarrolló cuadros basados en retratos, escenas históricas, temas religiosos, fantasías mitológicas y literarias, bodegones son: Martín Tovar y Tovar (1878), Autorretrato (1880), La Romana (1880), Asunción de la Virgen (1881), La muerte de Libertador (1883), La caridad (1886), La muerte de Ricaurte en San Mateo (1889), Retrato de Mujer (1889), Retrato del Presidente Raimundo Andueza Palacio (1890), Autorretrato de pie (1895), Don Arístides Rojas (1895), Retrato del licenciado Miguel José Sanz (1896), Retrato de Fermín Toro (1897), Retrato del Presidente Cipriano Castro (1902), La batalla de Ayacucho (1890), La Batalla de Junín (1904), Margarita Poleo de Chataing (1907, entre otros.
El pintor carabobeño Antonio Herrera Toro falleció en Caracas, Venezuela, el 26 de junio de 1914.

Lic.  Sonia Verenzuela T.
2016

FUENTES CONSULTADAS:

González Arnal, María Antonia: Fuentes Documentales y críticas de las artes plásticas venezolanas: siglos XIX y XX, Universidad Central de Venezuela, Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, 2001. 

ICONOGRAFÍA:
vereda.ula.ve

No hay comentarios:

Publicar un comentario